Pisotea tu miedo a escribir – 7 pasos para escribir un buen post

Buenas a todos:

¡El procastinar se va a acabar! 😀 Deja Twitter, el móvil, el perro o todo eso que estás poniendo como excusa para no sentarte a escribir. ¿Por qué das tantas vueltas antes de ponerte a escribir?

Tienes una idea, te pones a escribir y te pierdes

Tienes la sensación de que nadie entiende lo que escribes

Te atascas con el primer párrafo y no hay manera de seguir​

Ponte un casco antes de seguir leyendo. Y es que, a lo mejor te caes de la silla si te digo que hubo una temporada en la que me daba miedo escribir. Sí, como lo oyes. No solo me daba miedo, si no que no era capaz de encontrar la manera de mejorar.

Si no has tenido nunca esa sensación, eres una persona afortunada, pero es terrible cuando en tu vida profesional debes escribir y ves que algo falla. Fue lo que me ocurrió a mí.

Si quieres leer la historia, solo tienes que desplegar la pestaña.

miedo a escribir

Despliega la historia aquí

Ahora no se trata de mí, sino de vosotros. Hay muchas personas a las que les aterra escribir. A lo largo del tiempo, he escuchado muchas veces frases parecidas a estas: “no soy capaz de escribir”, “no paso de la 3ª línea”, “me pierdo en lo que intento decir”.

Uno de los principales impedimentos que encuentran las personas que quieren abrir un blog es el miedo a escribir, a no saber expresarse.

Mi intención no es convertirte en Cervantes, ni siquiera en Copywriter. Mi objetivo es darte una guía exhaustiva sobre cómo escribir bien un artículo.

Las florituras, los recursos literarios o poner números en el titular está muy bien, pero cualquier lector detecta al instante cuando un artículo no está bien planteado.

Vamos a descubrir, paso a paso, cómo dar forma a esa idea que tienes en la cabeza, para convertirla en un texto eficaz y que tus lectores comprendan.

Ojo: aquí te estoy ofreciendo una guía, pero no olvides que la escritura es práctica y lectura. Escribir y leer, leer y escribir.

¿Tenéis ya las hojas y los bolígrafos listos?

¡Manos a la obra!

Paso 1. ¿Tu historia de qué va?, ¿De caballeros o piratas?

Te escribe una persona a la que sus familiares y amigos exprimen para que escriba felicitaciones, mensajes, perfiles, tarjetas para ramos de flores...

miedo a escribir 4

La gente llega y me dice: “Toma Cova, escribe algo bonito”.

Después de mi cara de circunstancia inicial, ¿sabes qué es lo primero que les pregunto?

¿Qué es lo que quieres decirle a esa persona?

No hay nada más horrible que cuando te miran con cara de horror y te dicen “no sé”.

Antes de tocar ni una sola tecla del ordenador, pregúntate lo siguiente:

¿De qué va esta historia que quieres escribir?

¿Qué es lo que quieres que sepa o haya entendido una persona después de leer tu artículo?

Si empiezas a balbucear o a hacer aspavientos, casi seguro que no lo tienes claro.

También es habitual que debas escribir y no sepas de qué. El síndrome de la hoja en blanco. Nos ponemos a escribir frases huecas, una detrás de otra, y luego, nos extrañamos que el artículo no vaya a ningún lado.

Debes definir qué quieres contar en ese artículo en concreto. Si las respuestas que han pasado por tu mente son del estilo: cocina, deportes o moda, no son válidas.

Si tu blog es de cocina, en todos tus artículos vas a hablar de cocina. Quizás, en este nuevo artículo quieras hablarles de arroz (no dudes en invitarme a comer, es mi comida favorita 😀 )

Pero de qué, ¿de los tipos de arroz?, ¿de cómo hacer una paella?, ¿de cuánto tiempo tarda el arroz en cocer?

Cuánto más especifiques tu idea más sencilla será de transmitir.

Un lector tolerará una falta de ortografía o un error gramatical, lo que no te perdonará es que no sepas lo que quieres decir. Covita dixit

Esto tiene que convertirse en un mantra al principio. Si no defines bien lo que quieres decir, las posibilidades de que te pierdas en lo que quieres contar o inclusive, acabes divagando, son muy altas.

Si tu caso es el de no saber sobre qué escribir, date una vuelta por las redes sociales, mira otros blogs, piensa en algo relacionado con tu temática desde un punto de vista distinto (el de un niño, un animal, etc.), escribe sobre la falta de ideas y cómo afrontarla...

La inspiración es esquiva a veces, pero la solución no está en frases huecas o en dar cincuenta rodeos para explicar algo muy obvio. Así, lo único que haces es no afrontar que te faltan ideas.

miedo a escribir 6

Como lectora valoraría más que la persona me diga que se ha quedado en blanco que leer un refrito de ideas sin sustancia. Pero la decisión es tuya.

Paso 2. ¿Tú escribes por amor al arte o para conseguir algo?

¿Para que qué escribes un artículo?

Una respuesta mítica es “que me lean”.

Pero, ¿y si solo leen el título y se van?, ¿Con eso ya te conformarías?

Uno de tus objetivos siempre debería ser que el lector lea entero el artículo. Ardua tarea.

No obstante, con la pregunta anterior solo quería hacerte reflexionar sobre los objetivos que puede tener un artículo.

¿¿Quiero informar??

¿¿Quiero concienciar??

¿¿Quiero hacer reflexionar??

¿¿Quiero enseñar a usar o a hacer??

¿Quiero que la persona después de leer mi artículo reaccione de alguna manera?, ¿Que haga algo?

Aquí tienes unos objetivos genéricos que me suelo marcar en todos los artículos:

1. Conseguir que el lector lea hasta el final.

2. Conseguir que el lector me deje un comentario.

3. Conseguir que el lector sonría por lo menos una vez (¿ni una sola vez todavía?).

4. Conseguir que el lector vuelva.

5. Conseguir que el lector comparta en las redes sociales el artículo (así que ya sabes ;).

En este artículo en concreto me he marcado lo siguiente:

1. Ofrecer una herramienta eficaz a mis lectores.

2. Enseñar a construir una artículo sólido y que transmita la idea.

También puedes escribir un artículo en el que quieres conseguir que el lector realice una determinada acción. Por ejemplo: suscribirse al blog, descargar un infoproducto, apuntarse a un curso y sí, como no, también vender.

A lo mejor estás pensando que los objetivos los dejarás para luego, que lo primero es empezar a escribir artículos sin parar. Piénsalo un segundo, si no te marcas objetivos, ¿cómo vas a saber qué funciona y qué no?

Si no tienes manera de comprobar tus errores y aciertos, te será más difícil mejorar.

Paso 3. ¿Llamarías a tu madre “cuchufleta”?

miedo a escribir 8

¿Hablas igual con tus amigos que con tus padres?

¿Hablas igual a un policía que a tu hermano?

¿Hablas igual a un niño que a una persona mayor?

Vaya preguntas más tontas, ¿no? Entonces, ¿por qué escribes igual para todos?

De una manera natural, adaptamos nuestro lenguaje según la persona que tenemos enfrente. En cambio, a la hora de escribir, tendemos a redactar igual para todos. Eso es un grave error.

¿Para quién escribes tu blog?

Siempre se nos dice que debemos hacer la ficha de nuestro lector ideal. Una muy breve sería algo así.

Fotografía                                       

miedo a escribir 10

Datos                                                

Nombre

Edad

Trabajo

Dónde vive

Aficiones

Problemas que pueda tener

Lector ideal

Quentin

32

Mago

Midori

Cambiar la realidad

Quiero un blog y tengo dudas. Puedo cambiar el espacio tiempo pero no sé configurar un theme. No sé por donde empezar. Soy alquimista pero, ¿ganaré euros?

Es importante saber a quién nos dirigimos ya que así, comprendemos mejor lo que necesitan, para tener más empatía con ellos.

¿No te es más fácil ayudar a una persona que conoces que a una que no? Pues así de sencillo.

Verdad verdadera: Meterte en la cabeza de tu lector e intentar averiguar qué es lo que necesita es la clave del éxito de un negocio. Covita dixit


Me apetece contarte una historia de Marketing Real. Es un gran ejemplo de lo que te estoy contando. Solo despliega la pestaña

La historia de Manolo y Manoli (si yo hablo francés, no me hables en suajili

La lectura de esta situación no es que debemos ocultar el nombre de nuestra empresa y fingir que somos alguien conocido. De hecho, el producto no se iba a vender por teléfono, solo se buscaba concertar una cita. Con lo que quiero que te quedes es con el concepto de confianza.

Manolo, nada más descolgar, percibía el tufillo comercial de la llamada. La chica no utilizaba el mismo lenguaje que Manolo y eso a él, le generaba desconfianza.

Paso 4: Preferimos esqueleto a solomillo

Ya tenemos claro qué queremos contar, a quién y qué objetivo tenemos con nuestro artículo.

Ahora toca plantear el esqueleto de nuestro post.

miedo a escribir 11

Antes de entrar de lleno sobre en cómo montar la estructura del artículo quiero comentarte algo.

Ya conoces a tu público y tienes una idea bien clara de cómo es. El siguiente paso es que seas consciente de cómo lee.

"Cova, como todos, la 'l' con la 'a' se lee 'la'..."

“Aishh... lo que tiene que aguantar una”

Piensa un segundo en ti mismo (¡he dicho solo un segundo!).

¿Cómo lees tú todas las informaciones que te llegan desde internet?

Tic, tac, tic, tac.

Te voy a contar cómo leo yo. De por sí, ya soy una persona que leo muy rápido, pero más o menos mi comportamiento es el siguiente.

Titular. Capta mi atención por el motivo que sea.

Entradilla: Normalmente, no suelo pasar de la 3ª línea.

Hago un barrido de la página entera para ver cómo es de largo.

Leo los primeros subtítulos o H2 (los títulos de cada apartado en los que está divido el artículo).

Si es muy largo, doy un vistazo a otros subtítulos.

Aquí ya pueden pasar dos situaciones:

1. Leo solo los apartados que me han llamado más la atención

2. El artículo tiene un gran valor para mí. Empiezo a leer desde el principio hasta el final.

¿Tu comportamiento leyendo es diferente?

No me jugaría las dos manos, pero no creo que sea muy distinta tu manera de leer que la mía. Aquí, es cuando debería aclarar que más que leer lo que hacemos es escanear o procesar información.

No tiene mucho sentido prepararte para escribir una gran reflexión o argumentación, la amplia mayoría de personas no “digerirá” más del segundo párrafo (y siendo optimistas).

Hay que ofrecer información al lector muy trabajada, muy visual. Si después de ese primer escaneo el lector se queda ya hemos conseguido mucho.

No te has fijado en que muchos artículos son listas, enumeraciones de consejos, estrategias, guía en "x" pasos...

La información tan esquematizada encanta a la gente. ¿Por qué?
¡Porque encuentran antes lo que quieren! Covita dixit

No sé si a estas alturas has llegado a la misma reflexión que yo...

Esto que te acabo de contar es genial. Lo más importante es que realices un buen esquema, luego solo iremos desarrollando cada apartado.

La estructura es la siguiente:

Título (enchufamos al lector al artículo)

Entradilla, introducción o primer párrafo (imantamos)

Subtítulo 1 (muy importantes para captar al lector en el escaneo)
Idea 1.1
Idea 1.2​
Subtítulo 2
Subtítulo 3
Conclusión: aunque casi no debería ni llamarlo así. Normalmente, después de acabar el listado, se suele cerrar el artículo con una pregunta al lector para que se anime a comentar.

Te pongo el ejemplo de este artículo:

Título

Entradilla

Subtítulo: Paso 1. ¿Tu historia de qué va?, ¿De caballeros o piratas?
Subtítulo: Paso 2. ¿Tú escribes por amor al arte o para conseguir algo?
Subtítulo: Paso 3. ¿Llamarías a tu madre “cuchufleta”?
Idea complementaria 3.1 Ficha de lector ideal
Subtítulo: Paso 4: Preferimos esqueleto a solomillo
Idea complementaria 4.1: ¿Cómo lee tu público?
Idea complementaria 4.2: Esqueleto de un artículo
Subtítulo 5: Paso 5: ¡Coge el bolígrafo de una vez!
Subtítulo: Paso 6: Aprovéchate todo lo que puedas de tus familiares y amigos
Subtítulo: Paso 7: ¿Dónde está el 80% del éxito de un artículo?
​Conclusión: preguntas

Haz una recopilación de las ideas que van a conformar tu artículo. Las más importante tendrán que ser los subtítulos, las menos importantes serán las ideas complementarias. ¿Fácil no?

Paso 5: ¡Coge el bolígrafo de una vez!

Sí, ya ha llegado el momento. ¿No decían que “a caminar se aprende caminando”? Pues, al lío.

Por ahora, vamos a dejar el título y la entradilla en un cajón guardados. Vamos a por los apartados.

Como es lógico, cada apartado tendrá la longitud que necesites para explicarlo bien, pero en lo que debes enfocar tus esfuerzos es en redactar bajo estas tres reglas:

Frases cortas.

Párrafos de no más de 3 líneas.

Usa la misma estructura: sujeto y predicado.

Ejemplo:

"En el parque, Juan estaba jugando con la arena. Unos chicos se acercaron a ofrecerle jugar un partido de futbol. Juan se puso loco de contento. Corrió hasta ellos y les preguntó en qué posición iba a jugar".

"Juan que estaba en el parque, jugaba con la arena, cuando, de repente, unos chicos se acercaron a ofrecerle jugar un partido de futbol. Juan, que se puso loco de contento, corrió hasta ellos y les preguntó en qué posición iba a jugar".

Al principio, te puede parecer que escribes un poco a lo Robocop: "Juan es listo. Juan está contento. Juan corrió". No te preocupes, siempre va a ser mejor eso que una maraña de frases, una dentro de otra.

Practica todos los días y lee. Fíjate en cómo escriben los demás. No hay mejor manera de aprender que ésta. En poco tiempo, estarás escribiendo frases un poco más largas.

Truco: Si sientes que te has perdido en una frase, localiza el sujeto y colócalo al inicio.​

El orden natural de una oración es el siguiente: sujeto + verbo + objeto + complementos ​

Tranquilo, no vamos a empezar a hablar de gramática. Pero esta referencia te será muy útil (por lo menos, para mí lo es).

Si lees una oración y crees que no se entiende o has perdido el rumbo de lo que querías decir, haz lo siguiente:

1. Localiza el sujeto , colócalo al inicio.

2. Observa como cambiaría la oración y el sentido.

3. Comienza a colocar el resto de elementos

4. Si aún así, no lo ves claro, casi seguro que te sobran elementos en la oración. ¡Simplifica!

Al inicio de la guía, te explicaba que todos los problemas para superar mi miedo a escribir se resumían en una frase.

“Usa una idea por párrafo”

​Imagíname a lo Escarlata O'Hara, con la tierra roja de Tara en la mano y el puño levantado: "jamás una idea más por párrafo".

Además, tienes la ventaja de que ya has construido un buen esquema. Lo recomendable, es que para cada apartado no uses más de 3 párrafos.

Otro consejo: si tienes dudas acerca de un párrafo y estás solo, prueba a leer lo que has escrito en voz alta. Si te ahogas antes de terminar la frase, ese párrafo está pidiendo un “punto y seguido” en alguna parte. (Por favor, a los que os estáis quedando azules, respirad 😀 )

Paso 6: Aprovéchate todo lo que puedas de tus familiares y amigos

No te escandalices antes de tiempo.

Pide a tus amigos que lean tus contenidos antes de publicarlos en el blog. Si me aceptas un consejo extra, te diría que fuese una persona que no conociese muy bien los entresijos de tu temática.

Insisto en que no se trata de valorar tu estilo literario, si no que te expliquen si el artículo se entiende o no.

Ya tendremos tiempo de hacer florituras o de que te presentes al Premio Planeta, ahora nuestro objetivo es que redactes un post que tu público entienda.

Si la información que aportas es muy buena, no echaran en falta el estilo. Recuerda que lo primero que hace un lector es escanear la información.

Paso 7: ¿Dónde está el 80% del éxito de un artículo?

Sí, un 80% de nuestras capacidades de conquistar al lector están en el título.

La clave de nuestro éxito depende de una línea de 70 caracteres.

“Pero Cova, tú me quieres decir que redacto un artículo de 1500 palabras y ¿lo más importante es el título? He seguido todos los pasos que me has dicho, he aportado información valiosa, trucos, fotos, recursos...”

Puedes haber escrito un artículo increíble; pero si tu título no atrae, nadie hará clic en él. Covita dixit

Redactar titulares atractivos se podría decir que es un arte. No quiero ahora ahondar en el tema porque se merece otro artículo aparte.

Solo te daré unas consideraciones genéricas:

No debe superar los 70 caracteres. Google pondrá unos “bonitos” puntos suspensivos desde ese momento.

Los números enganchan y los impares más. 5 Pasos para..., 7 Soluciones al, 3 Estrategias, 9 Herramientas…

Define de una manera muy clara lo que el lector va a encontrar en tu artículo: “5 Beneficios que aporta el brócoli a la salud” es mejor que “El brócoli en la dieta mediterránea”.

Cuanto más corto mejor. Siempre directo al grano.

Me imagino que te habrás quedado un poco sediento de información sobre titulares después de comentarte la importancia que tienen. Por eso te quiero dejar el enlace a un artículo del blog de Javi Pastor, Recetas de Branding. Hay mucha información sobre cómo escribir titulares en la red, pero he elegido este artículo porque comparte la misma idea que yo: arriesga, sé original. El título del artículo es: No leas este post.

¿Y qué pasa con la introducción?

No tiene la misma importancia que el título, es obvio. No obstante, es un párrafo al que me gusta prestarle especial atención.

En periodismo, al primer párrafo lo llamamos entradilla (ojo, existen más denominaciones). Toda noticia debe seguir una de las reglas más universales del periodismo, la pirámide invertida. El concepto es parecido a lo que comentábamos antes del “escaneo de información”. La amplia mayoría de personas solo leen el título y ya si les interesa, la entradilla. Por ese motivo, la información más importante, está siempre arriba del todo. Una persona después de haber leído el título y la entradilla debería conocer los datos más importantes de esa información.

Se le pueden aplicar distintas funciones.

1. Hay personas a las que les gusta explicar más el significado del título. Incidir en lo que el lector se va a encontrar en el artículo. Por ejemplo, si el título es “La solución definitiva al insomnio en 5 pasos”, hay personas que explicarán un poco los pasos en este primer párrafo.

2. Otro recurso es una vinculación con la actualidad para atraer al lector. Una noticia que haya ocurrido dentro de tu nicho de mercado y que sepas que genera gran expectación. Muy utilizado en nichos de tecnología. Se presenta un nuevo smartphone de tal marca tal día. Antes va a haber artículos recordatorios de los productos anteriores o de rumores sobre lo que se va a presentar. Los artículos de la propia presentación. Artículos posteriores al evento: consecuencias, el antes y el después, comparativas...

3. La introducción sirve también para contextualizar al lector, para situarle. En este sentido, es muy útil que enlaces a otros artículos del blog que sirvan de complemento a éste.

Sea la que sea la función que desees otorgarle, no olvides que la entradilla tiene que enganchar.

Siempre intento que el primer párrafo sea muy original o tenga palabras llamativas. Quiero detener por todos los medios que el lector se ponga a escanear.

Mi intención es mejorar mi tasa de rebote. La tasa de rebote es el tiempo que pasa un lector desde que entra en el post, hasta que se va. Como es lógico, cuanto más tiempo pasa, significa que más le gusta.

Pero, quien de verdad revisa la tasa de rebote es nuestro jefe principal.

¿No sabes quién?

¡¡Google!!

La tasa de rebote es uno de los parámetros que valora Google para posicionarnos más alto o no. No te preocupes si no estás entendiendo bien esto último, es un concepto de SEO.

Solo quédate con la idea de poner un ancla enorme al cuello del lector para que jamás en la vida salga de nuestra página. Covita dixit

Y una de las herramientas que tenemos para conseguirlo es la introducción. Si el título es bueno el lector ya tendrá una idea de lo que se va a encontrar. El primer párrafo es nuestra única oportunidad de que no empiece el escaneo, de colgarle el ancla al cuello.

Además de mejorar mi tasa de rebote, en ocasiones utilizo el primer párrafo para mejorar mi marca personal.

“¿Einh?”

No sé en tu temática, pero en el mío hay una competencia muy alta. Uso la introducción para favorecer que el lector me conozca un poco más. En mi caso, suelo explicar experiencias que he tenido y que tienen que ver con el tema del artículo. Lo que trato es de mejorar la empatía entre mis lectores y yo.

Si tú fuiste de los que decidiste saltarte la pestaña en la que explicaba qué me ocurrió para tener miedo a escribir, ahora te toca subir arriba del todo a leerlo (te lo tienes merecido, por intentar estropearme la tasa de rebote 😉 )

miedo a escribir 13

¡Y ya está! No necesitas más para escribir un buen artículo. Sigue los 7 pasos que de la guía y sé constante.

No iba a comentar nada sobre las reglas de ortografía porque me parece un tema obvio. Ya he dicho antes que el lector te va a va pasar por alto el que te saltes un acento o que pongas una falta de ortografía, si el artículo merece la pena. Pero si vas a escribir para otros deberías autoexigirte unos criterios de calidad mínimos. Nada más que añadir.

Sé que muchos habrán echado de menos que hable de SEO, keywords o copywriting (una traducción al español de la idea sería redacción persuasiva). Tiempo al tiempo. El objetivo de esta guía es cómo escribir bien un post. Nuestro primer paso es aprender a escribir bien un post, ya tendremos tiempo para escribir un post persuasivo o que enganche o que mole mogollón. Bueno, creo que se entendió la idea

¿Qué debe tener un buen artículo?

1. Una Idea (está en mayúscula a propósito) clara

2. Ser coherente

3. Estar bien construido

4. Ser comprensible

5. Ser ameno

Hemos estado hablando de cómo escribir bien un artículo. Ésta es la base que todo artículo debería tener.

No tiene sentido hablar de copywriting si el artículo es incoherente. El lector dirá “piernas para qué os quiero” y no volverá.

En el blog escribiré mucho de copywriting, de estilo, de keywords... de lo que tú necesites, que al fin y al cabo el blog es para ti. Pide por esa boquita.

Aunque siempre me haces un favor si compartes mis artículos en las redes sociales, me encantaría leer tus comentarios a la guía.

¿Habéis tenido alguna vez miedo a escribir?

¿Cómo escribís vosotros los post?, ¿Hacéis un esquema, os lanzáis a teclear a lo loco?

¿Habéis echado en falta algún paso?

Un saludo fuerte a todos

Artículos relacionados

Opt In Image
LUCHA POR TUS SUEÑOS
Pega una patada a tus miedos, ponte las pilas y construye tu negocio online

La terminología es un rollo. Sí, mogollón de palabrejas que no nos dejan entender la información que necesitamos. Descárgate el Diccionario Inquieto de Marketing y ten a mano todo lo que necesitas.

18 Comments
  1. Mari Luz
    | Responder
  2. Elixabete Escalona
    | Responder
  3. Beatriz Diaz
    | Responder
  4. JULIA
    | Responder

Cuéntame que te ha parecido

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *