Marca personal: cómo diferenciarte de tu competencia

Ser o no ser. Esa es la cuestión.

La Covita tiene una calavera en la mano y se dedica a pasear lánguida por su habitación. En algunos momentos, la levanta y proclama:

"Marca personal, ¿quién eres y dónde estás?, ¿Por qué eres tan esquiva y me escondes tus secretos?"

"Avisad al psiquiatra que Cova ya terminó de chiflar"

Desde luego cómo eres. No lo has entendido. ¿¿¿No ves que estoy haciendo mi particular homenaje a Shakespeare???

Dejando a un lado mis capacidades mentales, si quiero hacerte una pregunta:

¿No has tenido la sensación alguna vez de que no tenías claro qué era la marca personal o cómo empezar a crearla?

La marca personal es otro de esos grandes mitos cuando empiezas a emprender por internet: "el contenido es el rey", "hay que aportar valor", "métete en la cabeza de tu buyer persona"...

Wow.

Y ahí estaba ella. Ese nuevo mito que debía alcanzar: la marca personal. ​Esperando a ser abordada para poder darme todos sus frutos.

En cuanto empecé a leer me di cuenta de que estaba ante un tema importante. Trascendente. Y había que ponerse ya, no era una cuestión que pudiese dejar aparcada.

Pero por mucho que leyese no terminaba de entender en qué consistía (por lo menos, yo no veía cómo empezar de una manera práctica).

Me leía muchos posts con definiciones y estrategias pero seguía sin tener muy claro cómo comenzar.​

¿Qué ocurría?

Sencillo. La importancia de una definición no es memorizarla, sino saber lo que implica.

El concepto de branding es muy etéreo (por eso me acordé de Shakespeare). De ahí la dificultad de saber por dónde empezamos a trabajar.

¿Qué hice?

Preparar la receta mágica: intuición + seguir leyendo + ver que resultados daba lo que ponía en marcha.

Lo que te vengo a contar hoy es todo lo que he aprendido desde ese día hasta hoy. Así que agarra fuerte el timón que nos vamos a brandingolear.

Este palabro sí que lo meto en el Diccionario Inquieto de Marketing.

marca personal

Las definiciones de marca personal​ bajo lupa

Vamos con una ronda de esas definiciones que tanto amor y odio me generan al mismo tiempo.

Empezamos con una de un especialista en la materia, Andrés Pérez Ortega:

"Una marca personal está compuesta de decenas de elementos que van desde el interior de la persona hasta la forma de gestionar la percepción que los demás tienen de nosotros. Esos elementos son los que van a hacer que seamos percibidos como profesionales valiosos y fiables".

Sí, más que explicar lo qué es, está hablando de qué está compuesta. Pero recuerda que estamos viajando de lo etéreo a lo tangible. A algo que puedas agarrar y moldear.

De esta definición yo destacaría dos puntos:

El interior de una persona.

Gestionar la percepción que los demás tienen.

La marca personal debe representar cómo somos como persona. Con esto Andrés Pérez Ortega se está refiriendo a algo complejo, ya que es un conglomerado de muchas cuestiones: valores, formas, empatía, maneras de entender el mundo, nuestra educación, sensibilidad...

Aunque como veremos luego, podemos dibujar un perfil de "quiénes somos" para ir poniendo ladrillos a la construcción de nuestro branding.

Prepárate a contestar preguntas del estilo: ¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿por qué estamos aquí? Modo existencialista a tope.

Recuerda: "ser o no ser". This is the question.

Ahora vamos con un post de Estíbaliz López que descubrí hace muy poquito y me pareció muy bueno.

En ese post, Estíbaliz primero señala una definición de Roger Lara que también me gustó mucho:

"Branding es crear lazos humanos entre las marcas y las personas".

A lo que luego, ella complementa con:

"El personal branding es una sensación, una experiencia; es un momento en su memoria asociado a tu producto, servicio o simplemente nombre. Es la percepción de ti que les hará volver".

¿En qué ponemos el foco ahora?

Lazos humanos

Percepciones, sensaciones que quedan asociadas a la memoria de las personas.

No creo que hagan falta muchas más definiciones para ir haciéndonos una idea de qué estamos hablando.

La marca personal abarca todo lo que tiene que ver en cómo nos perciben los demás. O dicho más mundano, es la huella o poso que dejamos en los demás.

marca personal pdf

Y aquí habría que poner un apunte. Como en cualquier tipo de comunicación la importancia no está en lo que tú quieras transmitir, sino en lo que las personas entienden.

¿Nunca te ha pasado de explicar algo y que la otra persona entienda algo distinto?

A eso me estoy refiriendo.

Examina tu #marcapersonal desde el punto de vista de tu audiencia, no desde el tuyo.

Click to Tweet

Inciso: en el post, Estíbaliz ha incluido una entrevista que hace Laura Rivas a Andy Stalman (un referente en la materia). Te recomiendo mucho que la veas. Es muy interesante.

Construye tu marca personal pasando de lo etéreo a lo tangible

Y ahora sí, vamos a dar carpetazo a la teoría y vamos a entrar en lo que a mí me gusta: en el barro. Vamos a pringarnos hasta arriba de branding.

La idea es conseguir transmitir todas esas sensaciones y percepciones etéreas en algo manejable con lo que puedas trabajar y observar.

1. Pulsa el botón "ON" del modo existencialista

Como hemos visto la marca personal se relaciona con quién eres y cómo te perciben los demás. Si no sabes quién eres, cuáles son tus rasgos y emblemas, es imposible que te diferencies.

Empecemos con la primera pregunta:

¿Quién eres?

"Me llamo Cova Díaz y trabajo de redactora web. Tengo 33 años y vivo en Oviedo. Estudié..."

No confundas tu currículum con tu marca personal. Estos datos hablan de ti, de una parte de ti; pero no son tú.

Parece que acabo de escribir una adivinanza.

Olvídate de datos y números. Tenemos que abrirte en canal para llegar hasta tus entrañas, hasta el meollo del asunto. Y para llegar tan abajo, vamos a necesitar alguna que otra palabra más.

Ha llegado el momento del... ... ... ... ...

TEST DE PERSONALIDAD BRANDING EXISTENCIALISTA

Instrucciones: este test implica que hagas un ejercicio de autocrítica. Si contestas sin reflexionar o dando una visión irreal; siento decirte que no servirá para nada.

Pregunta 1: ¿Qué sensaciones quieres transmitir como profesional? Fíjate que he dicho "sensaciones".

Aquí, lo sencillo es contestar: hiperprofesional (nada de "super", ¡hiper!; faltaría más), transparencia, seriedad, compromiso, calidad, rapidez...

Correcto: cada día te esfuerzas por ser un poquito mejor profesional que el día anterior. Pero esa no es la pregunta. Todos esos adjetivos, por así decirlo, ya los damos por hecho. No nos valen. Vamos a subir más alto.

que es branding

Te lo pregunto de otra manera. Además de como a un gran profesional: cómo te gustaría que te recordasen las personas.

Voy a contestar yo para que veas a qué me estoy refiriendo.

Sea un cliente, un compañero, un suscriptor o un lector; a mí me gustaría que las personas tuviesen la sensación de que soy una persona cercana, agradable, sincera, de confianza, honesta y que sabe escuchar.

Ahí es nada.

En un segundo plano, me encantaría transmitir creatividad, frescura, desenfado, optimismo, simpatía e iniciativa.

Pregunta 2. ¿Crees que posees todas esas características?

Volvemos al inicio de todo y a una de las premisas más importantes a la hora de crear tu marca personal.

El #branding no se puede fingir o imitar. No te conviertas en la cara B de otra persona

Click to Tweet

Si yo hubiese puesto en la pregunta anterior adjetivos como organizada (que conste que estoy mejorando), previsora, carismática, extrovertida o supersocial; me estaría engañando a mí misma.

No sirve de nada fingir ser quién uno no es.

Bueno sí, solo serviría para que la Covita vaya y te dé una colleja de efecto sedante.

No solo se trata de que antes o después te cansarás (y sí, lo harás).

Un imitador nunca es capaz de transmitir la misma pasión y credibilidad.

Te lo creas o no, eso se percibe. Sea por la vía que sea, cuando eres tú se nota. Sea con un texto, una imagen, un vídeo o lo quieras, tu marca personal lo impregna todo. Puedes gustar o no, pero se sentirá como auténtico.

A los mensajes imitados les faltará esa chispa, ese "tilín", "tolón", o cómo quieras llamarlo.

Solo serás uno más, o lo que es peor; la gente se dará cuenta de que eres un imitador. Ahí conseguirás el efecto contrario, tu imagen se hundirá.

​Pregunta 3. ¿Crees que tu personalidad no es tan atractiva como para destacar?

Creo que este es uno de los principales motivos por los que una persona puede querer imitar a otra. Me acabo de acordar ahora de una frase que me dijo Joanna Ferrero en la entrevista sobre networking: "hay muy pocas personas que sean guapas, extrovertidas e inteligentes. Los demás somos normales. No hay que tener tanto complejo".

A lo que yo añadiría. Todos tenemos nuestras virtudes y nuestros defectos. Y aún así, siempre van a existir personas que se sientan identificadas con cómo somos.

Piensa en la campaña publicitaria de Meeting: "si no te gustan tus imperfecciones, a alguien le gustarán".

La clave está en ser capaz de potenciar todo eso bueno que tienes, nunca en imitar.

Fingir una #marcapersonal irreal es igual que querer divorciarse de uno mismo. Imposible

Click to Tweet

En este sentido, me ha parecido muy interesante otro post de Andrés Pérez Ortega: Cuando ser uno mismo parece una debilidad.

De la misma manera que es importante que sepas tus puntos fuertes, también lo es que conozcas tus flaquezas.

Además, admitir una debilidad o una carencia puede hacer que otras personas se sientan identificadas contigo. Y ahí, de un punto negativo podemos sacar una fortaleza.

Pregunta 4. ¿Transmites las mismas sensaciones cuando surge un problema?

Ya que hablábamos de divorcios. La marca personal es lo que nos define en lo bueno y en lo malo. Cuando todo va bien y cuando parece que el barco se hunde.

En mi vida profesional (anterior al blog) he conocido a personas que en los momentos dulces eran todo paz y armonía, pero cuando había un problema se convertían, tal cual, en un gremlin.

ejemplos marca personal
Photo credit: Inti via Foter.com / CC BY

Vendas productos o servicios, antes o después llegará un cliente disgustado (con razón o sin razón).

¿Te has planteado cómo reaccionas ante casos así? Como decía mi anterior compañera de trabajo "un cliente cuesta mucho tiempo ganarlo, perderlo un segundo".

Analízate también en este tipo de situaciones y valora cómo crees que reaccionarías. Al final, todo este ejercicio tiene el objetivo de que te sea más sencillo conocerte a ti mismo.

Pregunta 5. ¿Crees que las personas que tratan contigo tienen tu misma​ visión sobre ti?

Esta pregunta es muy importante, por no decir la que más.

Muchas veces no somos conscientes de que la imagen que estamos dando no se corresponde con lo que nosotros queremos transmitir.

Para corroborar que tus mensajes se están entendiendo, pregunta de vez en cuando a los demás la sensación que transmite un post, una imagen, un vídeo o una foto.

Aunque a ti te parezca que el mensaje es muy claro y directo, pregunta.

Recuerdo muy bien cuando escribí el post al cumplirse el primer mes del blog. Era una entrada a modo de reflexión y en la que analizaba mis aciertos y errores.

Me llamó mucho la atención cuando recibí varios comentarios en los que me decían que no fuese tan dura conmigo misma. Desde luego, yo no tenía esa sensación con el post, solo intentaba ser objetiva.

En navidades mi hermana me corroboró que en ese post se transmitía cierto pesimismo. Ahí tenía la confirmación. Así que me volví a sentar a leer el post, pero claro, desde otro prisma.

Si el mensaje no llega o llega erróneo es que algo está fallando.

No olvides que los comentarios que te dejan tus lectores son oro puro para detectar cómo se está interpretando tu marca personal.

2. Crea tu "yo persona"

Claro que sí.

Siempre he sido una firme defensora de que cuando no vemos algo claro, una solución es plasmarlo en papel.

La escritura ayuda a focalizar y a simplificar. Todo se ve más sencillo cuando las palabras abandonan nuestra cabecita inquieta y se escriben en un papel.

No hace mucho escribí un post sobre cómo crear tu buyer persona y te daba una plantilla para que la descargases. De la misma manera que se la aplicas a tu audiencia, aplícatela a ti mismo.

Es un punto de partida estupendo para definir quién eres y lo que quieres transmitir.

Pon en un espejo a tu "yo persona" con tu "buyer persona".

Tu estudio sobre ti mismo te tiene que ayudar para saber como puedes aportar todavía más valor. No olvides que las personas que te leen no quieren leer un artículo escrito para todo el mundo mundial. Se busca la personalización.

Tus valores y defectos pueden ayudarte a ajustar más el carácter de tu lector ideal. Te pongo un ejemplo.

Eres una persona muy tímida. Una de las grandes dificultades que tuviste que afrontar al lanzar tu negocio online era el tener que manejar esa exposición pública.

Pues al igual que tú, habrá muchas personas que tengan ese mismo problema. Añade a tu plantilla del buyer persona "timidez" y utiliza toda esa experiencia para aportar más valor en tus contenidos.

branding personal

3. En qué aspectos debes tener más cuidado

Este es el punto más sencillo de todos.

¿En qué aspectos debes tener más cuidado?

En todos.

Vuelvo a lo de antes, tu branding está en todo:

En el diseño web

En tus contenidos

En tu email marketing

En tus vídeos o podcast (o cualquier otro tipo de contenido multimedia)

En los comentarios que escribes

En las imágenes​

En tu logo

En tu dominio

En la estructura de tu web

En las redes sociales (cuida mucho tus perfiles, son como una mini sección "sobre mí").

Como no se trata de hacer un listado interminable resumimos: en todo. En cualquier parte que tú estés, está tu marca personal. Amén.

4. Venga sí, un aspecto destacado a cuidar: tu foto

​En todos los posts de marca personal que leas verás que te recomiendan que cuides tu foto. Piensa que es la primera imagen de ti que tiene la persona.

Nada de fotos en las que no se te vea bien, llevas algo en la cara o que no sean claras. Lo último que queremos es que las personas piensen que te quieres esconder.

De la importancia de tener una buena foto o una foto que transmita puedo dar fe.

Ahora te cuento la historia de "la del lápiz"

La foto que ves en el sidebar me la saqué yo. Soy aficionada a la fotografía y quise probar a hacerme una buena cantidad de fotos para ver si conseguía sacar alguna que me gustase.

Después de la sesión, aunque la calidad no era excelente (la iluminación no es buena), hubo varias que me convencieron. Como no, antes de tomar una decisión hice ronda por amigos y familiares.

Después de bastantes dudas y de distintas opiniones me decidí y la puse.

¿Quieres ver alguna de las otros fotos? Pincha aquí

No hubo otra cuestión en los primeros meses del blog que no destacase más que la foto. La frase "ahh, tú eres la del lápiz" la llegué a escuchar varias veces. Llegó a tal punto que me preocupaba que de la visita al blog solo se quedasen con la foto.

Me quiero ganar la vida escribiendo y todo el mundo se fija más en una foto que en lo que escribo. ​¡Cómo se come eso!

De hecho, tendría el blog recién cumplidos unos dos meses cuando escribí a Yolanda Pérez para ofrecerle una entrevista sobre productividad.

Todo el contacto que Yolanda que había tenido conmigo de aquella, era algún retweet que había hecho de algunos de sus posts. Por eso, cuando la escribí le expliqué quién era ya que tenía miedo que no me recordase. Me identifiqué con todas las credenciales.

Su respuesta me dejó atónita. Me contestó que claro que se acordaba de mí. Mi foto le había llamado la atención por todo lo que transmitía.

Cómo usar la marca personal para diferenciarme

Piensa en el tema de cualquier post que hayas tratado en tu blog. Si buscas información en Google, estoy convencida de que te aparecerán unos cuantos cientos de otros posts hablando de lo mismo.

Repito unos cuantos cientos.

¿Cómo puedes competir contra eso?

Diferenciándote.

identidad marca

Sí además eres como yo que no tienes mucha idea de SEO, con más razón todavía.

Ahora que ya has hecho un análisis de quién eres y de lo que quieres transmitir, tenemos que volcar nuestros esfuerzos en potenciar que los lectores te recuerden a ti y no a otra persona.

Nuestra #marcapersonal nos tiene que ayudar a crear una identidad.

Click to Tweet

Identidad es como crear tu propio universo. Un mundo de referencias que en cuanto una persona lo ve, lo lee o lo escucha sabe a quién pertenece.

Os pongo un ejemplo típico y muy conocido: Chuiso.

Una identidad no es el personaje en sí. Aunque sea por encima, si analizamos el blog vemos una coherencia brutal en todos los elementos de su marca personal.

El color: amarillo canario. Imagínate en ese típico día que tienes 25 ventanas abiertas. Estás pulsando enlaces a todo tren y de golpe, vislumbras ese amarillo. De inmediato piensas: un post de Chuiso.

El nombre: Chuiso | El blog prohibido: todo el tono de la marca personal es desenfadado, informal y gamberro. Además, Chuiso ha sido muy listo, la palabra "prohibido" nos atrae como a las moscas la miel.

Los elementos multimedia: las viñetas al inicio de los post de Chuiso se han convertido en todo un clásico. Además, las bromas, guiños y demás que usa en el blog son muy características.

El lenguaje: tengo que decir en este punto que me quito el sombrero.

A modo de anécdota puedo decir que el blog de Chuiso fue uno de los primeros que descubrí cuando empecé a formarme para abrir el blog. Desde entonces le sigo y no exagero si digo que varios de sus posts o guías me las he leído unas cuantas veces (algunas las tengo hasta impresas).

Si alguno no conoce o no ha leído mucho a Chuiso solo indicar que no es que escriba de SEO, sino que hace experimentos científicos (pongo el adjetivo porque no hace cualquier cosa. Hace los experimentos para poder sacar conclusiones fehacientes) o posts de temas más profundos. Y todo con lenguaje de colegueo y en clave de humor.

Me parece una fusión alucinante de calidad en los contenidos con un sentido del humor genial.

Coherencia en su marca personal al 100%: un detalle que me hizo mucha gracia fue cuando me suscribí a su blog. Para los suscriptores tiene una sala vip a la que solo se puede usar por contraseña.  No la voy a decir, pero para que veas que lleva su tono a todos lados, decirte que es un insulto. Además, es un insulto que suele usar mucho en los posts.

La sensación que tienes es "Chuiso no podía haber puesto otra cosa".

Complicidad: al utilizar un lenguaje tan característico genera una complicidad con el lector. Para que te hagas una idea. Suele empezar todos los posts con un saludo de este tipo: "Qué tal chavalería", "Qué tal golfos y golfas", "Buenas tetes", "Buenas coleguis machos y coleguis hembras"...

Su credibilidad como profesional (ojo, sin esto todo perdería el sentido) unida a esta identidad tan potente hace que los lectores sientan una vinculación con él muy fuerte.

De hecho, si lees los comentarios puedes ver que tiene auténticos fans. El término "evangelizador" se queda corto en este caso.

Creo que Chuiso es la máxima expresión de cómo crear una identidad de lo que yo conozco del mundo blogger, pero no pongo en duda que habrá más.


Como ves la creación de tu marca personal es un tema importante, aunque tampoco lo veas como un a acción puntual que realizas y ahí acaba. El branding, al igual que tú como persona, es un proceso vivo y que evoluciona. Aunque eso es otra historia.

Ahora una petición especial:

¿Cuál es la percepción que tuviste de mí, de Cova Díaz o la Covita la primera vez?

Y si has pasado por el blog más de una vez, ¿cuál es la idea que te has formado de mí con el paso del tiempo?

Sin miedo. A mí no me va lo de censurar comentarios. Sé sincero y dime lo que de verdad opinas. Soy muy consciente de muchos errores que he cometido, así que saca a pasar tu yo crítico por aquí.

Artículos relacionados

6 Comments
  1. Alfredo
    | Responder

Cuéntame que te ha parecido

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *